jueves, 17 de marzo de 2011

Cuarto fragmento Capitulo 1

La tasa media de exposiciones accidentales percutáneas en el periodo en estudio ha sido de 14 exposiciones por cada 100 camas, con una ligera tendencia al descenso a lo largo de los tres años (14,7 en 1998, 13,9 en 1999 y 13,4 en el año 2000). En relación a las exposiciones cutáneomucosas, la tasa media ha sido de 1,4 exposiciones por 100 camas, con gran estabilidad de las cifras anuales.

Durante el turno de mañana, al corresponderse con las horas de máxima actividad asistencial, es cuando se producen el mayor número de accidentes; entre las 9 y las 15 horas se concentran el 59,5% de las exposiciones.

La mayoría de exposiciones percutáneas se han producido en las manos (93,1%), siendo la mano izquierda el lugar anatómico más afectado (50,6%). Esto es lógico si se tiene en cuenta que la mayoría de procedimientos se realizan con la mano derecha y que suele ser el mismo trabajador que ha usado el  objeto punzante o cortante, el que se inocula a sí mismo. En relación con las exposiciones cutáneomucosas, las más frecuentes han sido las salpicaduras en conjuntiva (63,1%), seguido de los contactos de sangre o fluidos corporales sobre piel intacta (44,1%) y piel no intacta (17,6%).

El fluido contaminante más asociado a ambos tipos de exposiciones ha sido la sangre (83,2% de las exposiciones percutáneas y 76,2% de las cutáneomucosas se han producido por contacto con este fluido corporal).

La mayoría de exposiciones accidentales declaradas afectan a los diplomados de enfermería (45,7% de las exposiciones percutáneas y 42,6% de las cutáneomucosas), seguido de las auxiliares de clínica (15,2% y 13,9%, respectivamente) y de los médicos

0 comentarios:

Publicar un comentario