sábado, 9 de abril de 2011

Vacunaciones

Los trabajadores en general y los trabajadores sanitarios en particular estamos expuestos a multitud de problemas relacionados con el trabajo que influyen de manera significativa en este, repercutiendo en la calidad, en la relación con nuestros clientes e incluso en nuestras relaciones personales.

Las vacunas son la medida de salud pública, junto con la cloración de las aguas, mas costo efectivas, pues unen su bajo coste a una alta efectividad.

Las vacunas han salvado millones de vidas, especialmente en lactantes y niños, y han contribuido a mejorar la calidad de vida de una gran parte de la humanidad.

Los profesionales sanitarios somos especialmente susceptibles al padecimiento de muchas infecciones prevenibles mediante vacunación. Nos podemos infectar de nuestros pacientes o de nuestra familia y transmitir la infección.

La gripe, la hepatitis b, las infecciones neumónicas y meningocócicas y las víricas exantémicas son las más frecuentes por incidencia y prevalencia.

La viruela fue oficialmente erradicada en 1979. El último caso de viruela salvaje de transmisión autóctona ocurrió en Somalia en 1977. Posteriormente se dieron unos casos en el Reino Unido como consecuencia de un error de laboratorio. La viruela ha causado terribles epidemias con millones de muertos en la historia de la humanidad.

La polio esta cercana a su erradicación. Pero la situación en Nigeria ha producido brotes en países de África que estaban exentos de infección en los últimos años.

La erradicación del sarampión está muy avanzada. En amplias regiones del mundo se ha completado la erradicación y en otras la transmisión autóctona se ha controlado. Los últimos brotes en nuestro país han sido de cepas importadas.

La vacunación en adultos y en nuestro caso sanitarios, es una de las grandes asignaturas pendientes.

Más información en :


0 comentarios:

Publicar un comentario