lunes, 30 de marzo de 2015

Los sanitarios tendrán que pasar el "test de manos"


Resultado de imagen de lavado de manos quirurgico


El hecho de que el paciente va a estar cada vez más preparado y a ser más activo a todos los niveles es un hecho. Y esto incluye que pueda recordar al sanitario la importancia de la higiene de manos para evitar infecciones, algo que terminará por suceder, “pero todavía no”. Porque “para realizar una acción de este tipo sin que genere suspicacias tiene que haber un trabajo y una formación previos”, ha explicado la presidenta del Foro Español de Pacientes, María Dolors Navarro.

 Se trata de una cuestión que ha salido al hilo de un estudio realizado en Corea del Sur, que indica que la mayoría de los pacientes se siente en disposición de recordar a los profesionales que se deben lavar las manos. Una idea que, según los resultados de la investigación, no gusta a muchos médicos y enfermeras.

“La higiene de manos está considerada como la medida más eficaz para prevenir la propagación de la infección en los centros sanitarios”, han señalado los autores, que consideran que es una forma de “promover la relación entre los pacientes y los trabajadores del ámbito de la salud”. Así, la idea del estudio surgió porque las autoridades sanitarias ya recomiendan la participación del paciente en esta línea, pero no se tenía constancia de que la idea fuera aceptable para estos y para los profesionales.

El responsable de la Universidad Nacional de Seúl, Min-Kyung Kim, y sus compañeros se ocuparon de hacer una encuesta a 334 pacientes o familiares de los mismos, a 152 médicos y a 387 enfermeras de un hospital de la capital de Corea del Sur. El resultado: el 75 por ciento de los pacientes y el 84 por ciento de los familiares quería hacer la petición a los sanitarios, pero solo el 26 por ciento de los médicos y el 31 por ciento de las enfermeras apoyaban la idea.

La confianza es algo básico

Trasladada la situación a España, María Dolors Navarro ha incidido en que “debe haber mucha confianza entre el profesional y el paciente para no herir ninguna sensibilidad”. El problema es que actualmente ni todos los médicos o enfermeras, ni todos los afectados, están preparados para establecer esa relación.

Según ha explicado la presidenta del Foro Español de Pacientes, esa confianza se establecerá cuando se acepte que el paciente va a ser cada vez más experto y terminará por participar en la toma de decisiones. Y ello requiere “formación”, en lo que ya se está trabajando: “Las sociedades científicas ya están realizando cursos para incorporar la idea de este nuevo modelo de paciente, más deliberativo. Y también las asociaciones están preparando al afectado sobre cómo enfocar esa participación”.

El paciente formado, un reto para los profesionales

La portavoz del Sindicato de Enfermería Satse, Amelia Amezcua, ha coincidido en que hay que implicar de forma activa a la población y que “la alfabetización de los ciudadanos es clave”. Y ha añadido que “el nivel de exigencia marcado por un paciente bien formado es todo un reto para los profesionales y trabajadores sanitarios”.

Por ello, ha dicho, “en la medida en que se les reconoce su autonomía de decisión y responsabilidad sobre su estado de salud, su participación también se traduce en exigencias, y esto lo tenemos que comprender y aceptar los profesionales sanitarios”.


Via : estusanidad.com

0 comentarios:

Publicar un comentario