miércoles, 1 de abril de 2015

La crisis que la vacuna de la varicela provoca en los hogares


Resultado de imagen de varicela

¿Hasta donde hemos llegado con la falta de la vacuna de la varicela en las farmacias?
¿Cuales son sus consecuencias?. Hoy os acercamos este interesante artículo de Estusanidad.com

A falta de solo tres meses para que se cumpla el segundo aniversario de su inicio, la crisis en torno a la vacuna de la varicela no solo se mantiene vigente, sino que va in crescendo. Su bloqueo y posterior paso a uso exclusivamente hospitalario ha sido el germen de un descontento prácticamente generalizado entre los ciudadanos que tiene su reflejo en la campaña abanderada por Beatriz Mato, madre de una niña afectada por esta anómala situación, que ha encontrado más de 107.000 apoyos además del soporte legal que le ofrece la Oficina Jurídica Sociosanitaria (OJS). A la suya se suman muchas otras historias de padres que comparten un denominador común: no entender por qué no pueden administrar a sus hijos una vacuna que, además de ahorrarles pasar la enfermedad, cuenta con el respaldo científico de los pediatras.

DURANTE LAS SIETE PRIMERAS SEMANAS DEL AÑO, EL NÚMERO DE CASOS YA SUPERABA LOS 19.000 casos.

 El de Beatriz Mato, que se ha convertido en ‘cara’ de la lucha ciudadana a favor de la vuelta de la vacuna a las farmacias, es uno de los casos más repetidos entre quienes se han lanzado a reclamar, que además muestra el grado de incongruencia existente.  A su hija, que en la actualidad tiene seis años, se le administró la primera de las dos dosis necesarias para una completa inmunización, pero al no recibir la segunda se mantiene expuesta a la enfermedad. Desde el ámbito de la Pediatría se ha descartado que la ‘interrupción’ del tratamiento tenga consecuencias negativas para la salud del paciente, pero deja abiertas las posibilidades de contraer el virus a un 20 por ciento del total si no se hubiera administrado la primera dosis.

En peor situación que los anteriormente mencionados se encuentran aquellos padres a los que, directamente, les ha resultado imposible vacunar a sus hijos a pesar de contar para ello con el respaldo del pediatra. Hablamos de la mayor parte de niños con menos de un año y medio, que ante los cambios en la normativa se han quedado totalmente expuestos a una enfermedad que, en ocasiones, han terminado por contraer ante la falta vacunación. Los padres de estos afectados suponen el grupo más numeroso entre los suscriptores de la solicitud administrativa que la OJS envió a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) el pasado 10 de marzo.

Inequidad familiar

Una de las palabras de las que más se está hablando en el ámbito de los pacientes tiene que ver con la equidad. No obstante, la salida de la vacuna de las farmacias ha causado situaciones tan incomprensibles como que a día de hoy haya familias con tres hijos en las cuales uno esté completamente inmunizado, a otro le falte una de las dos dosis y el más pequeño se haya quedado totalmente expuesto a la enfermedad. El ejemplo, verídico, refleja de una forma extrema una situación que se repite en muchas casas españolas: mientras los niños mayores de dos años tenían la posibilidad de ser inmunizados contra la varicela, los que nacieron justo antes o después del bloqueo carecen de ella.

Turismo de varicela

Las trabas para conseguir una vacuna han ido en aumento hasta convertirse en una auténtica odisea que va más allá de nuestras fronteras. En un primer momento, los padres se desplazaban o solicitaban la vacuna a las zonas donde aún se mantenía a la venta (Navarra, Ceuta o Melilla). Cerrada esa vía tras el paso a uso exclusivamente hospitalario, la siguiente opción pasaba por acudir en busca de la ansiada dosis a Portugal o Francia y traerla a España para su administración. Según han hecho saber a este medio los propios afectados, esta posibilidad también ha quedado descartada ante unas supuestas presiones a los pediatras para que no lleven a cabo estas vacunaciones. La única manera de inmunizar a un niño es, a día de hoy, viajar con él a un país donde la vacuna se pueda comprar en la farmacia, adquirirla y acudir a un servicio privado donde se le aplique, y ya hay quien lo está haciendo.

Via: estusanidad.com

0 comentarios:

Publicar un comentario