lunes, 25 de abril de 2016

Profilaxis del VIH después de la exposición de sangre o fluido corporal

Resultado de imagen de vih

Profilaxis del VIH después de la exposición de sangre o fluido corporal.

Abstracto:
Objetivo del estudio: La exposición a VIH se manejan con frecuencia en el servicio de urgencias (ED) para la evaluación y la iniciación del potencial de la profilaxis post-exposición al VIH. A pesar de las directrices establecidas, no está claro si los pacientes con una exposición no ocupacional se gestionan de forma similar a los pacientes con una exposición ocupacional.


Métodos: Este estudio retrospectivo utiliza una base de datos administrativa para identificar a los pacientes consecutivos en un solo servicio de urgencias con un diagnóstico de alta de "sangre o fluidos corporales de la exposición" sin asalto sexual desde el 1 de abril de 2007 al 30 de junio de 2013. Los detalles de la exposición de los pacientes y la gestión del médico eran comprobados de acuerdo con las pautas predeterminadas. El resultado primario fue la proporción de pacientes con exposiciones de alto riesgo que recibieron correctamente la profilaxis del VIH; el resultado secundario fue la proporción de pacientes con exposiciones de bajo riesgo que no recibieron correctamente la profilaxis del VIH. Otros resultados incluyeron la proporción de pacientes que tenían una prueba de referencia del VIH en los servicios de urgencias, la proporción que siguió con una prueba de VIH dentro de los 6 meses, y el número de seroconversiones en este grupo. Todos los resultados se compararon entre los no profesionales y la exposición ocupacional.

Resultados: De los 1.972 casos, 1.358 pacientes (68,9%) tuvieron una exposición ocupacional y 614 (31,1%) tenían una exposición no ocupacional. En el grupo de exposición ocupacional, 190 pacientes (14,0%) fueron considerados de alto riesgo, con 160 (84,2%; 95% intervalo de confianza [IC] del 78,1% al 88,9%) dada adecuadamente la profilaxis. En el grupo de exposición no ocupacional, 287 pacientes (46,7%) tenían una exposición de alto riesgo, con 208 (72,5%, IC 95% 66,8% al 77,5%) con profilaxis, por una diferencia del 11,7% (IC del 95%: 3,8% a 19,1%). Para las exposiciones de bajo riesgo, la gestión adecuada de tanto la exposición ocupacional y no ocupacional fue similar (92,4% frente a 93,0%). A los 6 meses, el 25,4% de los pacientes con una exposición ocupacional y el 35,0% de los pacientes con una exposición no ocupacional tenía una prueba de seguimiento, para una diferencia de -9.6% (IC del 95%: -14,2% a -5,1%). De los pacientes que tenían pruebas de seguimiento dentro de los 6 meses, 4 de 215 (1,9%) en el grupo de exposición no ocupacional probado recientemente positivo para el VIH, mientras que 0 a 345 (0%) en el grupo de exposición ocupacional dieron positivo.

Conclusión: Para los pacientes con exposiciones a sangre o fluidos corporales, los que tienen las exposiciones no ocupacionales de alto riesgo no recibieron profilaxis del VIH casi el doble de frecuencia que aquellos con la exposición ocupacional de alto riesgo. A pesar de que las tasas de seguimiento a los 6 meses fueron bajas, el 1,9% de los pacientes no ocupacional de exposición de alto riesgo tuvieron una seroconversión.




0 comentarios:

Publicar un comentario